Editorial

Apostemos a la «prudencia obligada»

Las autoridades han dispuesto una extensión al horario de las restricciones del toque de queda, una medida que aunque ciñe de peligro el sistema sanitario, podría considerarse atinada, de acuerdo – y solo de acuerdo – al fracaso del recién variado horario.

Anoche, en la primera entrega del nuevo horario (9:00 p.m. – 5:00 a.m.), vimos «celebraciones» sin protección, fiestas y enfrentamientos entre agentes de la policía y ciudadanos desaprensivos, entre otros episodios, propio de una sociedad que ni entiende, ni aprende y mucho menos desaprende.

Hoy atinamos a recordarle a las autoridades, que lejos de ir en alivio, estas nuevas medida podría convertirse en un caos sanitario, una bomba de tiempo de la cual, si no se le presta atención especial, podríamos contar la historia al revés.

Orden y régimen de consecuencias, sin distinción, debe ser la consigna y la praxis, para apoyar las nuevas medidas.

¡No es apertura, es flexibilización!

- Publicidad -

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: